Brotes, fuente de vida

En muchas recetas diferentes uso brotes de distintos tipos de semillas. Brotes de distintas plantas son fáciles de „producir“, económicos y extremadamente saludables.

Los brotes están llenos de vida y energía. Esa vida y energía te la brindan si los consumís en forma regular. Contienen muchas vitaminas, minarales, encimas y otras proteinas, sustancias vegetales secundarias, vitaminoids, entre otras cosas.

Antes de brotar eran esos granos o semillas tan duros que era imposible morderlos. Los brotes por el contrario tienen buen gusto, son algunos crujientes y otros más delicados. Los gustos son también tatalmente diferentes uno de otros.

Cuál es el mesaje de la naturaleza? sin reflexionar demasiado nos damos cuenta que los granos duros no están hechos para nosotros y mucho menos para nuestros dientes. Por el contrario los brotes sí nos proveen de muchos alimentos sin estropear a nuestra dentadura. 

Si por otro lado tenemos en cuenta diversos análisis, llegaremos al mismo resultado. Granos y semillas contienen entre otras cosas determinados antinutrientes. Estos antinutrientes tienen como tarea la protección del grano o la semilla hasta que lleguen las condiciones necesarias para que la planta pueda crecer. Por ejemplo la temperatura adecuada así como la humedad. Las semillas comienzan a brotar sólo bajo determinadas circunstancias y para ello deben ante todo de sobrevivir hasta ese momento.

Estos antinutrientes provocan entre otras cosas que los alimentos no puedan ser resorvidos en los organimos (humanos o animales) en su totalidad. Por lo cual no le abren el apetito a los animales y así sobreviven hasta que puedan germinar.

La naturaleza se protege a sí misma hasta que llegue el momento oportuno para que la vida se pueda desarrollar.

El ser humano es muy creativo y ha inventado entre otras cosas el molino. Así que muchos granos pueden ser triturados así no provocan daños en la dentadura al morderlos. El inconveniente es que los problemas para digerir estos alimentos quedan.

Solución: dejá germinar granos y semillas. Sólo así podrás aprovechar todo el espectro de nutrientes. En esos pequeños brotes se encuentra todo lo que la planta necesita para desarrollarse.  

Para los chicos es realmente divertido agarrar a estas semillas por sus „colitas“.

Podés consumir estas „bombas de energía“ de muchas maneras: así solitas, en ensaladas, como decoración en otras comidas y platos, en Smoothies, en cremas para untar sobre el pan.

Lógicamente que es conveniente consumirlas en forma cruda. Sólo de esa forma se mantienen las vitaminas y encimas intactas. De cualquier modo, aunque se las cocine es de preferir una semilla germinada a una que no lo esté.

Qué semillas o granos son adecuados para germinar?

Algunos ejemplos: alfalfa, alfortón, arvejas, rúcula, brócoli, colifor, berro, todo tipo de lentejas, quinoa, mijo, girasol, frijol mungo (no es un poroto), garvanzos, trigo, centeno, mostaza, entre otras.

Los porotos no deben de comerse crudos, así como tampoco sus brotes.

Cómo funciona el proceso de germinación?

Es muy simple. Podés utilizar aparatos especiales que simplifican el trabajo. 

Elegí las semillas, lavalas muy bien con agua y remojalas en abundante agua durante 24 hs. Podés utilizar agua de filtro para ésto. Luego enjuagar las semillas 2 veces al día con agua fresca y retirar todos los excedentes de agua. 

Muchas semillas germinan ya a las 24 hs. Otras necesitan algo más de tiempo. 

Probá, es muy simple y tu cuerpo te va a estar agradecido!!!

 

Deseas leer esta página en alemán:

Sprossen

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.

I accept that my given data and my IP address is sent to a server in the USA only for the purpose of spam prevention through the Akismet program.More information on Akismet and GDPR.